• Las 15 reglas para mantener la línea

    La composición corporal juega un rol fundamental en el gasto energético ya que la masa muscular gasta una mayor cantidad de energía en comparación con la masa grasa. Dado que el gasto metabólico en reposo está directamente relacionado con la cantidad de músculo que se tenga en el cuerpo, si se pierde masa muscular el metabolismo basal será mas lento, por lo que se quemarán menos calorías durante el día. Y aunque se queman calorías tanto con el ejercicio aeróbico como con el entrenamiento de fuerza, la diferencia estriba en la cantidad de calorías que se van quemando cuando no se está haciendo ejercicio.

    Además, si bien el trabajo aeróbico gasta más energía por unidad de tiempo en comparación al entrenamiento con pesas debido a su carácter de continuo, el mismo genera no sólo una pérdida de masa grasa, sino también una pérdida de masa muscular con una consiguiente disminución del gasto de energía en reposo. Por lo cual, el entrenamiento aeróbico, componente fundamental dentro de un programa de actividad física que nos permite no sólo quemar grasa sino también mejorar la capacidad cardiopulmonar, debe estar acompañado del entrenamiento de la fuerza para prevenir la pérdida de masa muscular que aquel genera, con lo que resultará más fácil perder y, sobretodo, mantener el peso perdido.

    Resumiendo, debemos realizar entrenamiento de fuerza acompañado siempre del trabajo aeróbico para obtener el máximo beneficio. Por último, no debemos olvidar que el sujeto sometido a un programa de ejercicios, debe ser primeramente evaluado y diagnosticado, en términos de salud y capacidad física por un equipo médico y de profesores de educación física, con el objetivo de adecuar las cargas de trabajo que lo conduzcan a obtener resultados preventivos y terapéuticos concretos y no sólo ventajas psicosociales y recreativas como resulta en la mayoría de los casos.

    En la alimentación diaria existe una serie de recomendaciones que los nutricionistas aconsejan tener siempre presentes para gozar de una buena salud y no acumular kilos de más.

    Estas son las 15 reglas de oro.

    1. Siga una dieta muy variada, no se salte comidas y coma en compañía. Lo mejor para combatir el hambre entre horas, los frutos secos.
    2. Mastique bien todos los alimentos, pues esto facilita la su digestión.
    3. Consuma las calorías precisas. Recurde que las necesidades energéticas se reducen con el paso de los años y la actividad realizada.
    4. Elija bien los azucares utilice mas hidratos de carbono de ingestión lenta (papas, verduras y legumbres) y disminuya los de absorción rápidas (facturas y pasteles).
    5. Use a diario aceites vegetales, sobre todo de oliva. Aumente el consumo de grasas insaturadas proveniente del pescado azul (sardinas, salmónidos blanco y rosa) y baje el de las grasas saturadas de origen animal y las que emplean en repostería (aceite de coco).
    6. Acompañe los platos de carne siempre con ensaladas. Es una forma de añadir vitamina C en comidas con elevado contenido proteico.
    7. Emplee siempre limón en ensaladas, pues es un extraordinario equilibrador de la dieta.
    8. No abuse de las parrilladas y ahumados, de las frituras en aceites a más de 180° C, ni del tostado excesivo, ya que son dañinos para la salud.
    9. Beba menos alcohol y más agua, auque no tenga sed. Desayune con sumos de frutas.
    10. Conozca la composición de los alimentos. No todos los aditivos que incorporan los productos preparados son perjudiciales para la salud. Son inofensivos entre otros, el E-330, que es el ácido cítrico, y el E-440, la pectina.
    11. Reduzca los alimentos refinados, ya que, al estar desprovistos de su capa externa, carecen del salvado germen.
    12. Ingiera más fibra. Una dieta pobre en esta es antinatural. La fibra se encuentra exclusivamente en los productos vegetales ( arroz integral, soja verde, almendras, sésamo, higos secos, todo tipo de legumbres espinacas…) Los nutricionistas recomiendan una ingesta diaria de al menos 20 gramos.
    13. No fume durante ni después de las comidas. El humo del tabaco anula la vitamina C.
    14. Tome moderadamente el sol, porque es una fuente barata de vitaminas.
    15. HAGA EJERCICIOS FÍSICOS: le ayudará a quemar calorías que ha ingerido de más, prevenir enfermedades, bajar y mantener el peso (mejorara la calidad de vida).

Leave a reply

Cancel reply